Pensamiento político de Platón, intenciones y contexto

 

Platón fue el autor del primer ensayo de teoría política que conocemos. Hay que tener en cuenta que la democracia ateniense, por su peculiar estructura, se prestaba a muchas manipulaciones. Platón dirige sus ideas políticas contra las doctrinas relativistas de los sofistas, pretendiendo ofrecer un modelo inmune al paso del tiempo y a las diferencias culturales porque, según Platón, responde al orden eterno e inmutable de las Ideas. En uno de sus últimos diálogos, las Leyes, Platón se muestra muy desilusionado por sus fracasos políticos en Sicilia y propone una ciudad imposible: encerrada en sí misma y autosuficiente, sin comercio exterior, dominada por una aristocracia agraria (sin industria), bajo un estrecho sistema de vigilancia mutua, donde todo -hasta los juegos de los niños- está rígidamente legislado para impedir la más mínima variación.

 

Tampoco detalla los mecanismos mediante los cuales la naturaleza impone tales cosas. Para Platón, la cuestión política es también ética: cada ciudadano debe practicar aquellas virtudes propias del grupo social al que pertenece, y en eso consiste la Justicia. Pero ¿quién decide la pertenencia a un determinado grupo social? Platón tenía una concepciónestática de la sociedad, basada en un rígido determinismo incompatible con otros ideales griegos de libertad, democracia y participación igualitaria de los ciudadanos en el gobierno. En las Leyes hay algunos pasajes donde reconoce que muchas de sus propuestas constituyen un ideal, difícil o imposible de poner en práctica.

Platón considera que el hombre es un ser social por naturaleza. La gran importancia que da al Estado en la educación, hace que la obra más importante La República sea de política. Al final de su vida escribió también Leyes. En relación con el tema de las formas políticas y el estado ideal, Platón mantiene puntos de vista distintos en esta obras.

  • Ideas principales en la política de Platón

Toda la obra de Platón tiene una clara finalidad política. La idea política de Platón se desarrolla en intima conexión con su ética. La vida griega era esencialmente una vida comunal, vivida en el seno de la Ciudad-estado (polis) aparte de la Ciudad. La idea de que el hombre es un animal social por naturaleza, es decir, de que la Sociedad organizada es una institución "natural" es común a Platón y Aristóteles.

Los principios de la justicia son los mismos para el individuo que para el Estado. Ahora bien, es evidente que ningún gobierno de los de la realidad encarna el principio ideal de la Justicia; pero lo que le interesaba a Platón no era ver lo que son los Estados empíricos, sino lo que el Estado debería ser, y así, en el diálogo República se propone descubrir el Estado Ideal, a cuyo modelo todo Estado real debería adecuarse en la medida de lo posible. El proyecto político de Platón va contra el relativismo de los sofistas y contra la democracia que había condenado a su maestro Sócrates.

Un verdadero Estado debe ser racional y éste debe procurar la felicidad de todos los ciudadanos. Su modelo de Estado está reflejado en el mundo de las Ideas. La justicia ha de buscarse en el encaje entre Estado y ciudadanos. El hombre es por naturaleza un ser social. El Estado debe ser un reflejo de la naturaleza humana. Platón establece una clara correlación entre el alma y el Estado. La estructura de la ciudad se encuentra reflejada en el alma (y viceversa).

Para Platón la ciudad responde a las necesidades humanas, porque ningún ser humano se basta a sí mismo y dependede los demás para la satisfacción de sus necesidades, por lo que hace falta una división del trabajo, en la que cada unoaporta su saber, experiencia y conocimientos a la polis. Hay tres tipos básicos de actividades:

1ª. Artesanos (actividades productivas).

2ª. Guardianes o guerreros (encargados de la defensa).

3ª. Gobernantes (actividad política y gobierno).

-Los artesanos: Ofrece los recursos suficientes para satisfacer las necesidades básicas mediante el trabajo productivode bienes y servicios. Platón no explica por qué es "natural" que unos tengan que servir a la ciudad y otrosbeneficiarse de su trabajo.

-Los guardianes o guerreros: Tienen como función defender la ciudad de posibles invasores, extranjeros o bárbaros y también aplacar los conflictos internos. Es la más importante, porque de esta clase saldrán los gobernantes (los mejores entre los guardianes). Su educación y preparación deben ser la propia de una élite, puesto que de ellos dependerá el buen funcionamiento de la ciudad. Además, tendrán un régimen especial de vida: se alojarán enviviendas separadas de las del resto de los ciudadanos; no poseerán riquezas propias, ni vivienda privada, ni familia, ni mujeres. Se mantendrán en régimen de matrimonio monogámico permanente. Se casarán con mujeres de su misma clase para preservar la pureza del grupo.

-Los gobernantes: Son los árbitros absolutos de la vida política, y sólo se justifican en el cargo si llegan a ser los más sabios. Deben ser seleccionados entre los mejor dotados y estar sometidos, entre los 20 y 30 años, a una formación científica muy especial. Normalmente procederán de los guardianes perfectos, aquellos que, al final de su formación,llegan a ser filósofos casi perfectos, capaces de poner como fundamento del Estado la Verdad, la Justicia y el Bien.

 

El hombre está formado de alma y cuerpo. El alma es la parte divina que ha de esforzarse mediante una adecuada educación, en el ejercicio de la virtud y adoptar un compromiso educativo-político-moral (el prisionero que sale de la caverna tiene la obligación de retornar al interior y enseñar a los que no saben).

En el análisis del Estado, Platón utilizará una división tripartita que guarda analogía con la división del alma; el Estado es un gran organismo que tiene las mismas exigencias y necesidades materiales y los mismos fines éticos que el hombre. A cada parte del alma le corresponde una clase social: a la parte racional la clase de los gobernantes, que son los filósofos; al alma irascible, la clase social de los guerreros; a la concupiscible, la de los artesanos.

Los filósofos, cuya virtud es la sabiduría o prudencia, son los únicos aptos para el gobierno; los soldados, (fortaleza),deben defender y guardar la polis; los artesanos (templanza) suministran los medios materiales que la comunidad necesita. El fin del Estado es la justicia: el cumplimiento del bien común para todos los ciudadanos. Para Platón el filósofo ha de ser el gobernante, o los gobernantes han de ser filósofos, ya que estos no buscan satisfacer su propio interés sino el de la comunidad.

  • ¿Qué es la polis para Platon?

Las ideas filosóficas de Platón tuvieron muchas implicaciones sociales, particularmente en cuanto al estado o gobierno ideal. Hay discrepancias entre sus ideas iniciales y las que expuso posteriormente. Algunas de sus más famosas doctrinas están expuestas en la República. Sin embargo, con los estudios filológicos modernos se ha llegado a implicar que sus diálogos tardíos (Político y Las Leyes) presentan una fuerte crítica ante sus consideraciones previas, esta crítica surgirá a raíz de la enorme decepción de Platón con sus ideas y a la depresión mostrada en la Carta VII.

Se debe mencionar, sin embargo, que la idea de la ciudad que se describe en La República la califica Platón como una ciudad ideal, la cual se examina para determinar la forma como la injusticia y la justicia se desarrollan en una ciudad. De acuerdo a Platón, la ciudad "verdadera" y "sana" es la que se describe en el libro II de La República, que contiene trabajadores, pero no tiene los reyes-filósofos, ni poetas ni guerreros.

En todo caso, para Platón el Estado ideal (Monarquía) devendrá en una corrupción triste pero necesaria. Así establece Platón las categorías de los diferentes estados en un orden de mejor a peor:

* Aristocracia

* Timocracia

* Oligarquía

* Democracia

* Tiranía

La aristocracia o monarquía corresponde al Estado ideal con su división de clases tripartita (Filósofos-Guardianes-Trabajadores).

  • Características del pensamiento político Platón

Según Platón, el devenir histórico de los Estados conduce a formas de gobierno diferentes como consecuencia de la degradación progresiva. El criterio que utiliza Platón para establecer sus preferencias por uno u otro sistema político es la capacidad intelectual y preparación filosófica que cada forma de gobierno requiere:

1. Aristocracia ("gobierno de los mejores"): Es la forma más perfecta de gobierno, tanto si manda una persona sola como si lo hacen varios.

2. Timocracia: Es el gobierno de los que tienen cierta renta y honor. En él no mandan los mejores, sino los más ambiciosos y guerreros, más amigos de la guerra que de la buena gestión política pacífica. Crédito de los más fuertes. Amor por la guerra. Desdén por las ciencias. Afán de notoriedad y de honores. La timocracia, arrastrada tarde o temprano por la pendiente de la corrupción, degenera en oligarquía.

3. Oligarquía: Gobierno de unos pocos, los explotadores, los que están a la caza de puestos y riquezas. Es tono significa que siempre gobiernen mal. Se sustituye el amor a la gloria por el del dinero. Los más ricos pasan por ser los más dignos. El Estado se divide en ricos y pobres. El oro es su dios.

4. Democracia: Gobierno del pueblo, donde predomina la libertad -sobre todo de expresión-, normalmente cuando el pueblo llano expulsa a los ricos del poder y permite una libertad inmoderada, que a menudo supone el desprecio de las leyes. La falta de una autoridad rígida que domine a los demás y el hecho de que todos se consideren igual puede suponer, con frecuencia, la perversión del orden social y de la fuerza. Llega cuando la masa de hombres se subleva contra la oligarquía. Hablando de la democracia Platón describe en realidad un cuadro de anarquía y desorden. El principio de la democracia es la libertad llevada al extremo.

Nadie manda. Se establece la igualdad tanto entre los desiguales como entre los iguales. La democracia de genera en tiranía. Los demagogos, que surgen, excitan a unos contra otros y, en medio de la tensión general, aparece el tirano.

5. Tiranía: Es la ruina y degradación del Estado, la peor forma de gobierno. A menudo es consecuencia de la democracia y de no saber hacer uso de la libertad, lo cual obliga a que alguien tome el poder e imponga su dominio por la fuerza. La necesidad de líder es lo que justifica que el pueblo demande un tirano. Pero este suele embriagarse fácilmente de poder y, en la práctica, hace surgir la mayor de las esclavitudes. Llega un día en que un demagogo se proclama protector del pueblo y de la democracia amenazada. He aquí al tirano.

Primero la emprende contra los ricos, después contra todo hombre de bien, para no tener jueces ni rivales.

El tirano con sus deseos más crueles y desenfrenados, acude al fraude, al engaño y a la violencia para conseguir sus propósitos.

  • Contexto político de la obra

Platón se encuentra en una época de inestabilidad política, caracterizada por el paso de la democracia a la tiranía y la posterior instauración de la democracia. Estas circunstancias determinan el pensamiento político de Platón, el cual pasa de ser un joven decidido a intervenir en política, a estar asqueado en su madurez por el mal funcionamiento de las distintas formas de organización política. Por ello, el Platón de la República es el teórico del Estado ideal o utópico, desencantado de la política concreta.

Varios hechos van a marcar su vida y su pensamiento: las guerras del Peloponeso, ser discípulo de Sócrates, y el juicio al que se sometió, y la experiencia con el joven Dionisio de Siracusa, del que tiene que huir, cayendo prisionero y siendo vendido como esclavo y recatado por un amigo que lo devuelve a Atenas. Por último la creación de la Academia.

Durante su juventud luchó como soldado en las guerras del Peloponeso de las cuales Atenas salió derrotada. Vivió los desastres de la guerra del Peloponeso entre Atenas y Esparta, que supuso el fin de la hegemonía ateniense y el poder y la economía que ostentaba sobre el mundo griego cayó en las manos de Esparta. Las consecuencias de la derrota de Atenas influyeron sobre su concepción política, pues fue testigo de la decadencia y los enfrentamientos políticos de su época.

Atenas, hasta entonces la ciudad más influyente de Grecia, con una democracia consolidada, pasó a depender de la victoriosa Esparta, que puso al frente de la ciudad un gobierno oligárquico, los llamados Treinta Tiranos*, uno de los cuales era Critias, familia de Platón. La consecuencias de la derrota ateniense en manos de Esparta fue la destrucción de la flota, por lo que su reconstrucción paso a manos de una aristocracia propietaria de la tierra, disminuyendo el poder meteco, que eran los comerciantes y no poseían tierras.

Platón y la dictadura de los Treinta Tiranos.

Platón, en La Carta Séptima, reconoce su colaboración en la dictadura de los Treinta Tiranos*, si bien señala que lo movían razones familiares["ocurría que algunos de ellos eran parientes y conocidos míos… en consecuencia, me invitaron al punto a colaborar en trabajos que, según ellos, me interesaban"], y honestos ideales, lejos de carácter criminal de los otros participantes. En La Carta Séptima narra el acceso de los Treinta Tiranos como una acción desencadenada mecánicamente: el régimen "entonces existente" "al ser acosado po rmuchos" "se produjo una revolución".

 

¿Por qué Platón escribió dicho libro?

 

La República, es la propuesta del construir una sociedad perfecta basada en la racionalidad, en lo ideal. Sólo en las ideas está la verdad. Debe haber un ideal de sociedad perfecta que participe de la idea de bien y de justicia. Ahora bien, dada la naturaleza humana, se precisa de una educación que a la vez que corrige las inclinaciones del cuerpo y de la materia vaya trazando los pasos del camino para acceder al conocimiento de las ideas: la dialéctica. Por lo tanto la filosofía de Platón es inconcebible sin una educación adecuada a los fines perseguidos.

La República es uno de los diálogos más ambiciosos y complejos de Platón. Escrito en la madurez, a los cincuenta años, plantea el tema de la justicia como base de la convivencia política.

Platón propone que hay que confiar el gobierno a los filósofos por estar libres de ambición. Para ello hay que educarlos desde la niñez, enseñándoles matemáticas y geometría para fortalecer su razonamiento y dar claridad a su inteligencia, y después dialéctica. Platón describe la educación de los futuros gobernantes y el programa formación de los futuros gobernantes que propone, en su dialogo con Glaucón.

Para Platón deben ser los más preparados, sean hombres o mujeres, los gobernantes de la ciudad ideal que plantea. "Porque la ciudad perfecta no se logrará a no ser que los filósofos sean puestos al frente del gobierno o, cosa aún más difícil, los reyes y gobernantes se conviertan en filósofos. En toda esta parte hay un tono de firmeza y de orgullosa defensa de la filosofía, y a la vez una puesta en cuestión de la posibilidad de la ciudad ideal. Por ejemplo, si los ciudadanos aún no están convencidos del valor de los filósofos ¿cómo se conseguirá que modifiquen la educación de los niños, sin lo cual no podrá forjarse el gobernante ideal, capaz de llevar a cabo, en primer término, esa reforma educativa? Sócrates arguye que bastaría con arrebatar a sus familias y confinar en el campo, lejos de toda influencia extraña, a los niños y jóvenes mayores de diez años, y de este modo el cambio se haría de la forma más fácil y rápida, pero este bienintencionado secuestro a gran escala tampoco parece algo muy factible. Glaucón resume estas contradicciones con ática finura cuando comenta: «Creo, Sócrates, que has explicado perfectamente cómo se llevaráa cabo ese estado, si alguna vez llegara a existir.

La República presenta una utopía política reaccionaria, según la cual toda la comunidad política debe permanecer sujeta a una clase gobernante aristocrático.

Según Platón, «al formaros los dioses hicieron entrar oro en lacomposición de cuantos están capacitados para mandar; plata en la composición de los auxiliares (guardianes oguerreros); bronce y hierro en la de los labradores y demás artesanos». Asegura que todos serán felices en la ciudad si cada uno actúa según su propia naturaleza y realiza su tarea. (Tomado de: http://www.monografias.com/trabajos100/pensamiento-politico-grecia-antigua/pensamiento-politico-grecia-antigua2.shtml#larepublia#ixzz3InCTvVrH)